viernes, febrero 17, 2006

Seguir



Desde lo alto del faro.
Avanzamos y a veces mis manos vuelven a tener agujeros y el tiempo se me cuela... y las personas.
Lo bueno es que ahora las cosas grandes no caben por ellos.
Sigo adelante echaré de menos mi antiguo diario.
Me ha ayudado tantísimo. Recuerdo lo mal que estaba antes de escribir en él y lo relajado que me quedaba después, mi pasado tenia color verde, con toques morados.
Me recuerdo en la agencia de publicidad, antes de empezar a trabajar, escribiendo, desahogandome, tomando aire y empezando el día.
Deseando salir por la noche a tomar cañas.
Han pasado muchas cosas y pasaran también muchas en este otro diario.
Se que te cogeré a ti también cariño.

1 comentario:

Lente hilada dijo...

Mucho mejor ahora que en la agencia de publicidad, lo único bueno de esa época a recordar con cariño eran las cañas del ambrosio. Nos estamos haciendo maduros-mayores...ya no sufrimos tanto, y terminaremos siendo felices. Qué peligro!!